Rapel de la Cueva, Penya Tallà

Rápel de la cueva de la Peña Tallà

Vista de Biar escalada y rápel en el Fraile

Preciosas Vistas de Biar.

Al atardecer, subimos a disfrutar de las vistas al pico del Fraile o Penya Tallà y sus maravillosas vistas al pueblo y al valle, y ya que estábamos allí, y casualmente llevábamos unas cuerdecitas y dos petates de material, nos hicimos un precioso rápel de 60 metros, la instalación es muy básica, tres clavos al suelo metidos a vivo martillazo, estilo tradicional!! Toca montar con unas cintas unas buenas triangulaciones y poner unos protectores para evitar el roce de la cuerda,la salida con las cuerdas tan bajo es delicada y más con el abismo bajo los pies, fácil que notes algo correr por tu tripa!! No es una actividad apta para iniciáticos, para eso tenemos una zona cerca donde podemos montar rápeles más sencillos y coger confianza, poco a poco ya iremos aumentando la dificultad!!..

Cueva Peña Tallà vista desde bajo

A mitad del descenso hay una cueva, en ella encontraremos unas chapas donde anclarnos,para llegar a ellas el  primero tiene que trepar un poco recuperando cuerda, yo utilizo el machard o el pato que me instalé para auto-asegurarme durante el descenso, luego dejo una vaga y anclo la cuerda a las chapas para que el resto bajen directos al sitio, igual colaborando con un tironcito por nuestra parte, dentro instalo un pasamanos para anclarse con los cabos, ya solo queda relajarse un poco, ver la puesta de sol, mientras disfrutamos de unos refrigerios y tomamos fuerzas para lo que nos queda, estamos justo a mitad de la aventura!!

Rapel Cueva Peña Tallà

Acceso a cueva con el Rapel (foto de día para apreciarlo mejor)

Ya de noche!! Abajo todo iluminado como si fueran las últimas brasas encendidas de una gran hoguera y nosotros aquí colgados en el medio de la nada.. Vamos!! Toca terminar el descenso, quedan algo más de 30 metros, los 20 últimos volados, una pasada!! Pero lo chulo es para el que desmonta, pues todos bajan cómodamente desde la cueva, pero el último tiene que soltar nudos y mosquetones, recoger y volver a la vertical desde dentro de la cueva.. os imagináis?? Un bonito péndulo a la oscuridad de la noche y al vacío!! Uaahhh!! Yo no quería, pero algo grita desde dentro de mi, mientras me siento salvaje, libre..jaaa,jjaaa!! luego me bajo riendo y disfrutando, mientras pienso que todavía no perdí el niño que llevo dentro, seguramente gracias a estas pequeñas locuras controladas!!

Bonito atardecer para repetir con los más intrépidos!!

Ya sólo queda regresar, que no es poco, volver a subir a cumbre, recoger cuerdas, desmontar sistemas y bajar la montaña!! Pero si nos quedamos con ganas de más, podemos regresar cresteando y bajar un rapelazo de 50 m  la mitad volado!

A topeeee!

Pronto volveremos con más maravillosas pequeñas locuras locuras!!

Te apuntas con nosotros??

 

Deja un comentario